El Tenerife da un paso de gigante hacia el playoff en Girona (0-1)

El Tenerife demostró por qué es el mejor visitante en la categoría Plata, dando este lunes un nuevo pase gigante hacia el playoff de ascenso a Primera División a costa de un Girona (0-1) que complica su presencia en el ascenso porque solo le queda uno punto más que el séptimo.

El último partido de la jornada 39 lo decidió un gol de Mario González, el cuarto en cinco partidos. Sirvió al Tenerife para mantener la cuarta plaza, sumando su cuarta victoria en cinco jornadas.

El Girona, quinto, mereció no perder pero encajó su tercera derrota en cinco partidos y necesita mejorar para clasificarse para su tercer playoff consecutivo y sexto de su historia, aunque de momento se mantiene solo.

La intensidad fue muy alta desde el principio. El Girona, dueño indiscutible del balón (66% de posesión en la primera parte), llevó el peso del duelo pero el partido empezó con dos intentos claros del Tenerife.

El Girona, animado por el notable dinamismo de sus tres perseguidores (Oviedo, Ponferradina y Las Palmas), despertó con una falta de Álex Baena que se fue por encima del larguero y un remate desviado por Cristhian Stuani.

En el primer acto, el Girona tuvo su ocasión más clara en el minuto 19: la defensa tinerfeña detuvo el balón tras un gran esfuerzo de Baena, el balón cayó delante de los pies de Iván Martín y el vasco remató con fuerza desde el punto de penalti, pero Juan Soriano despidió. la pelota como medida de precaución.

Mientras el Girona acaparaba el balón, el Tenerife defendía tranquilo en su campo, a la espera de sus opciones para salir rápido al contraataque. El 1-0 llegó en el minuto 40 cuando Enric Gallego colocó un centro preciso al centro del área y Mario González aprovechó una salida fallida de Juan Carlos Martín para rugir un gol, cuyo cabezazo se ajustó al poste derecho.

La primera parte, marcada por la superioridad local y favorecida por la eficacia visitante, finalizó con Montilivi cobrando penalti a Arnau Martínez y la segunda comenzó con un remate del defensa. Su disparo se fue desviado a Juan Soriano, pero un defensa desvió el balón justo cuando Montilivi se levantaba.

Los culés, enfadados por el colegiado y la pérdida de tiempo, incrementaron su control en el descanso y también apretaron el control de la portería visitante, especialmente con Samu Sáiz entrando por Bernardo Espinosa en el 65′.

El equipo empató con un cabezazo de Arnau en un saque de esquina y un remate de Stuani, que fue bloqueado por un defensa justo antes de la línea de gol pero volvió a caer por ineficacia. Y los tres puntos volaron al Tenerife.

Leave a Comment