La iraní Maryam Moghadam desmonta el “ojo por ojo” en su película “Forgiveness”

Alicia G. Arribas

Madrid, 31 may (EFE).- La iraní Maryam Moghadam, actriz antes de convertirse en directora de cine, debuta en el largometraje en España “El Perdón”, una película inspirada en la historia de su madre Mina, que ha servido a la cineasta para denunciar la interpretación misógina y sexista de las leyes en Irán y la soledad en la que viven muchas mujeres.

“’El perdón’ surge de nuestro deseo de hablar sobre la injusticia y la ley en Irán en base a lo que le sucedió a mi familia cuando ejecutaron a mi padre por motivos políticos, pero no queríamos contar su historia exacta; queríamos mostrar lo que le está pasando a mucha gente en Irán”, dijo Moghadam en una entrevista con Efe vía Zoom desde Teherán, donde vive.

La película comienza con Mina (interpretada por la propia directora) despidiéndose de su marido en prisión, donde será ejecutado al día siguiente; más tarde, la cámara la encuentra un año después, trabajando en una lechería para mantener a su hija sordomuda mientras toma la insolencia de su cuñado y suegro al creer que la viuda tiene el dinero que anhelan. Pero nada más

Su vida da un giro cuando se revela que el esposo no fue culpable del crimen que le quitó la vida; Decide iniciar una cruzada para limpiar su nombre y disculparse con los jueces que no hicieron bien su trabajo.

Moghadam asegura a Efe que lo que aparece en la película es “cien por cien real, es ficción, pero os aseguro que cada día es peor. No hemos exagerado”, dice el director y guionista en plural ya que el cineasta Behtash es codirectora y coguionista Sanaeeha con quien ya ha trabajado en un documental titulado The Invincible Diplomacy of Mr Naderi que no ha sido estrenado en España.

Aunque toda la película muestra un Irán contemporáneo y es moderno en muchos sentidos, el primer cuadro que muestra “El perdón” es una secuencia casi onírica en la que una vaca blanca ocupa el centro del cuadro en el patio de una prisión donde las mujeres, vestidas con burkas negros, de pie a un lado y los hombres al frente, pero lejos.

“La vaca hace referencia al capítulo del Corán invocando la ley Sharia del ojo por ojo, pero también está ahí como fábrica de leche en la que trabajar y como elemento simbólico con el que incluso construir su venganza cuando es poético”, explica el cineasta.

Luego, añade, “porque en todas las ceremonias religiosas importantes de Irán se sacrifica una vaca para consagrarla a Dios, y finalmente -dice- la vaca es blanca como símbolo de la inocencia del marido, víctima de un juicio injusto”. .

La metáfora y la ambigüedad están profundamente arraigadas en la cultura persa, tanto en la literatura o la poesía como en el cine.

Sanaeeha y Moghadam querían que el cine y las películas fueran una parte importante de Forgiveness; De hecho, aunque no escucha nada, la hija se pasa los días en casa viendo películas casi repetidas, entre las que destacan La princesita (1939) protagonizada por Shirley Temple y el clásico de Hajir Dariush Bita (1972). el personaje más famoso de Googoosh por el cual la niña se llama Bita.

“Behtash y yo tuvimos una infancia tan grande que Bita es una cinéfila, al igual que mi familia y yo”, dice Moghadam. “Durante nuestra infancia vivimos los años difíciles de la revolución y la guerra Irán-Irak, y nuestros únicos buenos recuerdos de esos años son las películas y la magia del cine”.

“Después de la revolución todo estaba prohibido, y cuando digo todo es todo: no podíamos tener instrumentos ni videocasetes. Si te atrapaban, podías ser severamente castigado y, sin embargo, la gente pasaba las cintas de contrabando, las escondíamos en sábanas, las intercambiábamos en los autos. En mi familia poder ver una película era lo único que teníamos, nuestra única alegría”, resume.

Perdón llega a los cines españoles este viernes 3 de junio. EFE

aga / sb

(Video)

Leave a Comment